I DOMINGO DE CUARESMA (A) - DIUMENGE I DE QUARESMA (A)
 

HOMILIA

Una vez más en nuestra vida nos encontramos con el tiempo litúrgico fuerte que llamamos CUARESMA.

Un tiempo de reflexión y recogimiento profundo en nuestra vida. Un tiempo de renovación en nuestro compromiso de fe. Un tiempo que nos invita de nuevo a desprendernos de la rutina y del conformismo que de una manera consciente se ha ido introduciendo en nuestras vidas.

Por eso la Cuaresma es conversión, cambio de vida, etc.

La Cuaresma de este año 2008 no se nos presenta igual que la de hace unos años, p.e., la cuaresma de este año se presenta en unas circunstancias difíciles o como muchos la llaman de “crisis”; crisis social-política, crisis económica, crisis de puestos de trabajos, crisis de fe, etc. y así podríamos ir enumerando.

Si consideramos la cuaresma como un tiempo de replanteamiento de la vida cristiana de cada uno de nosotros, de centrarnos en el núcleo de la fe, no podemos realizar todo lo que hemos dicho anteriormente que caracteriza la cuaresma de este año, si en nosotros no hay una comunión con Dios y con los hombres, lo otro sería evasión de la realidad.

Las lecturas de este primer domingo de cuaresma, nos presenta la lucha contra el mal y el pecado introducido en el mundo. El evangelio nos muestra la lucha y la victoria de Jesús contra el mal. Hemos visto la opción que hace Jesús, clara, de fidelidad en favor del camino de Dios, sin dejarse sugestionar, que hubiese sido lo más fácil para él, por las tentaciones de poner a Dios a su servicio, de escoger el camino fácil y espectacular.

La reflexión de estas lecturas nos dicen que también nosotros nos encontramos en esta lucha. Nuestra vida de familia, de Puerto, de barrio, de trabajo, los compromisos que tomamos o que dejamos en relación con las personas es “NUESTRO DESIERTO”, los lugares y los momentos donde afrontamos nuestras opciones en favor o en contra del evangelio. Revisemos un poco:

·       ¿Cuántas veces en nuestra vida queremos hacer de Dios un instrumento siempre a nuestro servicio?. ¿Cuántas veces en nuestra escala de valores concedemos un lugar privilegiado, exclusivo a cosas bien secundarias y olvidamos prácticamente que no solo de pan vive el hombre?

·       ¿Cuántas veces, de hecho, hemos adorado y adoramos a falsos dioses representados en: el dinero, prestigio, nuestros intereses, todo esto sacrificando los auténticos valores de la justicia, del amor, etc.?.

Esto es lo que debe ser la cuaresma del 2008, luchar por ser más fieles al camino de Jesús.

A lo largo de todos estos domingos iremos viendo en la primera lectura los momentos claves de la Historia de la Salvación. Hoy hemos visto el mal introducido en el mundo y la alianza que hace Dios con la humanidad.

Domingo tras domingo iremos siguiendo el camino que nos marca la Palabra de Dios, hasta llegar a la Gran Vigilia Pascual.

Que esta Eucaristía, en este primer domingo de cuaresma, nos ayude a plantearnos nuestra fe de cara a poder dar una respuesta más valiente a Dios. 

Francisco Albuixech